Blog

El infarto avisa cuatro semanas antes

El infarto avisa cuatro semanas antes

El infarto avisa cuatro semanas antes, muchas personas relacionan los paros cardíacos o infartos como algo súbito, que no presenta síntomas antes que ocurra, pero no siempre es de esta manera. El cuerpo suele avisar durante al menos cuatro semanas previas antes de presentarse un infarto.

Además de los evidentes síntomas como el dolor de pecho o palpitaciones, existen otras señales como las nauseas y dolor de espalda que pueden anunciar mucho antes un posible ataque al corazón. Por lo general se relaciona un paro cardíaco o infarto como un evento súbito, que no suele dar síntomas hasta el momento en que ocurre, pero no siempre ha sido así. El cuerpo suele avisar incluso durante cuatro semanas antes de que las cosas no están marchando bien, y lo hace de algunas maneras.

El infarto avisa cuatro semanas antes

Investigadores del Cedars-Sinai Medical Center, ubicado en la ciudad de Los Ángeles (Estados Unidos) han descubierto que muchos de los signos que aparecen durante semanas antes son evidentes, desde dificultad para respirar, dolores en el pecho y dolores abdominales, palpitaciones, disminución de la presión arterial y hasta pérdida de conciencia. Otros síntomas como los dolores de espalda y el vómito o náuseas suelen responder a problemas cardíacos, pero en cualquiera de estos casos deben ser valorados por un médico inmediatamente.

Los investigadores afirman que estas son las señales que los pacientes suelen ignorar y no son tomadas en cuenta para el debido análisis por un profesional. Las consecuencias son graves, la mortalidad suele aumentar considerablemente. En países como España, de las 68.000 personas que sufren un infarto, unas 27.000 mueren antes ser atendidos o llegar al hospital. El estudio revela que la relación de los síntomas se obtuvo al preguntar tanto al paciente como a las personas de su entorno, quienes tampoco tomaron en cuenta estas señales. Los especialistas del Cedars-Sinai Medical Center sostienen que es necesario manejar estrategias de prevención que abarquen tanto el ámbito laboral como el familiar.