La comida a la plancha, al horno o frita provoca diabetes

La comida a la plancha, al horno o frita provoca diabetes

Sabías que la comida a la plancha, al horno o frita provoca diabetes. Existen distintos tipos de comida que aumentan el riesgo de sufrir enfermedades como lo es la diabetes tipo dos. No se trata solo del alimento sino que afecta también la forma en que han sido preparados. Han descubierto que la comida frita, al horno o a la plancha aumenta el riesgo de que las personas sufran diabetes de tipo dos.

La diferencia entre la diabetes tipo uno y tipo dos es que la última no se hereda o sufre de nacimiento, sino por el contrario se contrae. Las dietas con alto contenido de azúcar procesada y las grasas tienen mucho que ver, pero también si fueron cocinados en el horno, en la plancha o si fueron fritados en aceite.

La comida a la plancha, al horno o frita provoca diabetes

La comida quemada y consumir comida demasiado caliente aumenta los riesgos de sufrir cáncer. La diferencia es la reacción química. Cocinar alimentos en las formas antes citadas se produce la glicación o AGE. Este proceso altera las propiedades químicas de los alimentos, niveles altos de esta sustancia está asociada con la resistencia a la insulina, la inflamación y el estrés en las células del cuerpo. Estos son marcadores en términos de diabetes.

El Dr. Jaime Uribarri de la Escuela de Medicina Icahn en Mount Sinai realizó una investigación donde se estudiara si una dieta baja en productos finales de glicación avanzada (AGE) podría ofrecer protección a las personas que corren el riesgo de contraer diabetes tipo 2. Uribarri dice que entre las personas con diabetes tipo 2 que reciben una dieta de alto AGE o una dieta de bajo AGE, los de la segunda dieta tienden a indicar signos de reducción de la inflamación.

En una nueva investigación, Uribarri y sus colegas asignaron aleatoriamente a los participantes a uno de dos grupos de dieta: 49 personas se agregaron al grupo de dieta de AGE regular, mientras que 51 se agregaron al grupo de dieta de bajo AGE. Todos los participantes tenían al menos 50 años de edad y tenían al menos uno de los cinco siguientes problemas de salud: gran circunferencia de la cintura, presión arterial alta, niveles bajos de colesterol bueno, niveles altos de triglicéridos y niveles altos de azúcar en la sangre en ayunas.

Experimento y resultados.

Se pidió a los participantes en el grupo de bajo AGE que evitaran hornear, freír o asar alimentos. Se les exigía que cocinaran con agua al vapor, guisado o hervido. Algunos ejemplos de los cambios que hicieron incluyeron el reemplazo de huevos fritos con huevos hervidos; comer pollo escalfado en lugar de pollo a la parrilla; y comiendo estofado de ternera en lugar de carne a la parrilla Los participantes completaron un registro de alimentos de tres días. Y aunque cambiaron la preparación para la comida que comieron, los participantes no cambiaron el tipo de comida que consumían.

Un experto se reunió con el grupo de bajo AGE dos veces por semana y después de cada tres meses para revisar los métodos de cocción. Por otro lado, a los participantes en el grupo de AGE regular se les dijo que continuaran cocinando como solían hacerlo. Esto se prolongó durante un año.

Al final, Uribarri y sus colegas descubrieron que aquellos en el grupo de bajo AGE habían mejorado la resistencia a la insulina, así como los parámetros en la inflamación y el estrés. Además, el peso corporal se redujo ligeramente para este grupo y no hubo efectos secundarios. Uribarri dice que los hallazgos sugieren una relación de causa y efecto. Sin embargo, el estudio aún debe demostrarse en un ensayo a gran escala con diferentes participantes.

12 noviembre, 2018 en | Etiquetas Etiquetas: ,