Venezuela dejó de ser un país rico para ser el más pobre

Venezuela dejó de ser un país rico para ser el más pobre

Venezuela dejó de ser un país rico para ser el más pobre, una tragedia que se repitió en dos oportunidades, pero la segunda fue destructiva. Si bien hasta hace poco tiempo se hablaba de la última dictadura que vivió el país, una dictadura militar que duró 10 años, desde 1948-1958 cuando Marcos Pérez Jiménez decide salir del país, hoy día se vive una nueva, donde el control social llega al punto de poner a comer de la basura a millones de ciudadanos dentro del país que un día fue el más rico de latino américa.

El potencial económico de Venezuela ha sido basado siempre por el petróleo desde su descubrimiento a principios del siglo veinte. El país basó su economía en el oro negro, a pesar de tener las mayores reservas probadas de petróleo del mundo, no sirve de nada pues el país tiene una de las deudas externas más altas del mundo y sus habitantes mueren por la escasez de alimentos y medicamentos, peor que cualquier país mucho más pobre.

Venezuela dejó de ser un país rico para ser el más pobre

Mientras muchos países luchaban por recuperarse de la segunda guerra mundial, Venezuela contaba con el cuarto PIB per cápita más alto del mundo. Era 4 veces más rico que Japón y 12 veces más rico que China. Pero que ha hecho que todo esto haya cambiado en tan poco tiempo y sin una guerra?. El país aún mantiene su petróleo y aún depende solo de él, pero el crecimiento que tuvo de 1950 hasta 1980 no volverá.

Para 1982, Venezuela seguía siendo la economía más rica de toda América Latina, el dinero que recibió el país por concepto de la renta petrolera se invertía en programas sociales donde la educación era gratuita y de calidad, en atención médica, subsidio del transporte y subsidios a los alimentos, incluso todos los trabajadores en Venezuela podían considerarse como los mejor pagados de la región.

Con petróleo pero con pobreza

Hoy Venezuela se ha convertido en una de las economías más pobres de América Latina. El FMI estima que va a empeorar. Al depender casi exclusivamente del ingreso petrolero y la caída de los precios a nivel internacional, el país se ha visto obligado a reducir gastos a tal punto de no importar suficientes alimentos y comida, tratando de pagar las obligaciones por el excesivo endeudamiento los últimos años.

La inflación, el control cambiario y los absurdos subsidios mantienen en la pobreza a millones de venezolanos. A pesar de que Venezuela tuviera tasas de inflación muy altas durante los años 1989 (84.5% de inflación) y 1996 (99.9% de inflación), hoy día esos números no son al año sino al mes, por lo que cada día el nivel y la calidad de vida de los ciudadanos se deteriora a un punto en el que casi todos ahora son pobres, el estado ha incluso sacado un nuevo billete, el billete de 100.000 bolívares equivale hoy día apenas a 1 dólar y unos cuantos centavos.

Venezuela dejó de ser un país rico para ser el más pobre, hoy día tiene una severa escasez de alimentos, medicinas, constantes problemas con la electricidad y otros bienes esenciales, la violencia está aumentando en Caracas y el interior del país. La mala administración de la economía ha provocado que la gente muera de hambre en las calles. La gente llama a la situación una crisis humanitaria, una situación extremadamente desalentadora para ver en lo que alguna vez fue uno de los países más ricos del planeta.

25 noviembre, 2017 en | Etiquetas Etiquetas: